Mosaico Hidraulico

Torra fabricante de artesania aplicada a la baldosa hidráulica

Mosaics Torra ha sido creada exclusivamente para la elaboración artesanal del mosaico hidráulico aceptando el gran reto que supone dar a conocer el resurgir de una fabricación artesanal concebida como antaño, con la misma  metodologia utilizada para la fabricación de estos suelos, pero que sin embargo, ofrece infinitas posibilidades tanto desde el punto de vista arquitectónico como decorativo. El mosaico hidráulico alcanzó su mayor apogeo durante la gran intensificación de la actividad constructora acontecida a principios de siglo.

Fue entonces cuando el mosaico alcanzó su época de mayor esplendor durante la que numerosos arquitectos y artistas de renombre como Gaudí, Doménech i Muntaner y Puig i Cadafalch, entre otros crearon para la baldosa hidráulica todo un lenguaje gráfico firmando sus propios diseños.

La Fabricación del pavimento hidráulico

La fabricación del mosaico hidráulico se realiza baldosa a baldosa de manera totalmente artesanal. Tanto las herramientas como los útiles que intervienen en la producción son originales o fielmente reproducidos de las utilizadas en su época para la fabricación de estos suelos antiguos. Los materiales empleados para su fabricación han sido cuidadosamente seleccionados para lograr un producto de alta calidad, que supera ampliamente las normativas UNE establecidas.

La utilización de la "trepa"

Para la realización de la baldosa hidráulica, una vez amasados los diferentes componentes junto al color, se encaja la trepa dentro del molde, sentándose esta sobre su base de acero perfectamente nivelada.

 El marco posee una bisagra situada en el extremo de una de sus diagonales y un ajuste o cierre rápido en el otro extremo que permite tanto la introducción de la "trepa" como posibilita la extracción de la misma.

Seguidamente se vierten las "pastinas" de color introduciéndolas en los orificios dependiendo del dibujo o diseño a efectuar. Cuantos más colores y orificios deban emplearse mayor será su tiempo y dificultad, y por consiguiente se verá repercutido su precio final.

 

 

Las mezclas de materiales empleadas en la fabricación de la baldosa hidraulica

La segunda capa está constituida por una mezcla a partes iguales de arena muy fina (impalpable) y cemento que aplicada sobre la capa anterior o buena completamente en seco absorbe su humedad. Seguidamente se aplica la capa inferior, también denominada "capa de gros", formada por una mezcla de arena y cemento de proporción 4 a 1 respectivamente.

Esta constituye en la baldosa acabada su parte inferior, asegurando una buena adherencia con el mortero en su colocación en obra. Finalmente la baldosa hidraulica es debidamente prensada para su extracción final.

 

 

 

El curado de las baldosas hidraulicas

Las baldosas hidraulicas recién fabricadas se trasladan a un almacén de curado, donde permanecerán durante 24 horas. Seguidamente se pasan a una cámara donde se las rocía con agua al efecto de aportarles la humedad que requieren para la obtención de un fraguado perfecto.

Una vez alcanzado el grado óptimo de curado, los mosaicos hidraulicos  son empaquetados, protegiendose asi debidamente y  trasladándose al almacén donde permanecerán por un periodo mínimo de 28 días.